La comunidad internauta española, en pié de guerra

La comunidad internauta española, en pié de guerra

braveheartLo que os contamos hace escasas horas y que pronosticamos como la antesala de una guerra civil, ya está a punto de estallar en España.

Cuando la mayoría creímos que con la Ley de Economía Sostenible representaba el tocar fondo de una sociedad democrática, ahora el Gobierno se saca de la manga la Comisión de la Propiedad Intelectual, el órgano que tendrá unos poderes hasta ahora jamás vistos en España, y que decidirá cuando se corta la conexión a la red, a usuarios y a sitios web, pasando por encima de derechos constitucionales y por encima de las funciones propias de un juez.

Esto ya no es una antesala de nada; es el principio de la censura, el fin de los derechos fundamentales y la cesión del poder gubernamental a los lobbies y grupos de presión que prefieren mantenerse anclados en el pasado antes que evolucionar. Imponen su ley y su punto de vista en contra de la mayoría, consiguieron meter parte de la Ley de Economía Sostenible obviando los procesos legales sin debate previo, y saltándose cualquier derecho que está por encima de toda dictadura, tal y como reconoce la Constitución. Ahora, quien pretende mandar en la red es el Ministerio de Cultura, organismo a merced de un reducido grupo de personas que ya hace años que utiliza la dictadura como forma de mantener intactos sus intereses.

Pero no todo está perdido, porque teóricamente todas estas medidas deben pasar por el Parlamento para que sean finalmente aprobadas y sean teóricamente aplicables, así que es posible que se pueda modificar la ley o que simplemente, se elimine de un plumazo, que sería lo suyo pero no porque yo lo diga, sino porque la Constitución en vigor choca frontalmente con las bases de esta ley. La fuerza está en la red, y está atronando como nunca…

De hecho ya ha surgido un manifiesto elaborado por periodistas, bloggers, usuarios y profesionales de la red, en contra de la ley que está recorriendo internet rápidamente, y está siendo apoyado por centenares de blogs y medios de comunicación generalistas y, en parte, tradicionales. El presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias de España Alex de la Iglesia -organismo equivalente a quien entrega los Oscar en Estados Unidos- asegura que hay que buscar alternativas antes que el corte de servicios. La Asociación de Internautas califica la ley como un ataque a los derechos fundamentales individuales. En Twitter el tag #debatesinde está copando el servicio. En Facebook se creó ayer un grupo que aumenta en seguidores cada segundo. Las opiniones son generalmente contrarias a la ley, a la forma con la que se ha llevado al borde de la aprobación, en contra de los grupos de presión, y en contra del Gobierno. Y esto es un sentimiento generalizado y mayoritario. A todo esto, la Ministra de Cultura ya ha salido al paso de el monumental enfado general y asegura que el Gobierno cortará Internet a nadie. No nos fiamos.

No nos fiamos, porque hace muy poco el Gobierno recibió a un grupo de artistas que tuvieron su momento de gloria hace tiempo, pero que ahora pretenden vivir del cuento y acusan a la piratería en la red como foco de sus males. Estos artistas ya han sido recibidos por el gobierno en dos ocasiones como mínimo, y aglutinan entre 300 y 2000 personas. Pero el Gobierno nunca, jamás, ha recibido a los internautas, que se multiplican en número y que son la mayoría los que, el día de mañana, serán llamados a las urnas a votar.

Algunos dicen que lo peor que podría pasar ya ha pasado, y es que la red española está en pié de guerra, mientras que a todas luces la Ley no podría aplicarse jamás, aun y si consigue pasar todos los trámites, lo cual se antoja como imposible… si bien a estas alturas uno ya no sabe que esperar.

Read next: London's Bermondsey Square Hotel Replaces TV's with iMac's

Shh. Here's some distraction

Comments